Wollstonecraft y Shelley: una relación umbilical

 

 

 

 Wollstonecraft

 

 

 

Rosa Montero decía, en una biografía sobre Mary  Wollstonecraft publicada en el periódico El País en 1995, que la filósofa era "prácticamente una desconocida" en España, y, al mismo tiempo, "una de las grandes figuras del mundo moderno". Es cierto que la historiografía ha rescatado su obra, sobre todo con el impulso del nuevo feminismo que se ha tomado en serio el trabajo de re-escritura de las biografías de las mujeres de las que hereda su teoría. Pero aún así,  Wollstonecraft sigue siendo simplemente, para muchos,  la madre de Mary Shelley (Godwin, su apellido de soltera). Y esta última, la autora de Frankenstein

 

El nacimiento de Mary Shelley es uno de los más famosos de la literatura. Sucedió un 30 de agosto de 1797 en Londres. Cuando el médico extrajo a la bebé, introdujo, al mismo tiempo, los gérmenes de una de las enfermedades más peligrosas de la época: la fiebre puerperal. Una semana y tres días más tarde, Mary  Wollstonecraft fallecería. ¿Cuál es la marca que puede dejar una madre en la vida de su hija en tan corto periodo de tiempo? 

 

Es esa relación contradictoria entre ausencias y presencias, una relación de  guellas distantes pero certeras, la que intenta reconstruir Charlotte Gordon en su biografía dual, 'Mary  Wollstonecraft, Mary Shelley'. En el año del segundo centenario de Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), Gordon asegura que el radicalismo filosófico de la madre fue muy importante para Shelley, que depositó sus sentimientos sobre la injusticia y la opresión en una criatura que se transformaría en uno de los personajes de ficción más conocidos de todos los tiempos. 

 

Educada por un padre que "nunca superó del todo la viudez", Shelley quiso ser la hija ideal. Pero a pesar de los esfuerzos de su difunta madre, a principios del siglo XIX las mujeres artistas "eran monstruos por definición", como escribe Gordon y se seguía creyendo que el deber de las mujeres era "crear bebés, no arte". Sorprendió tanto que la autora de Frankenstein fuera una mujer, que sus ventas disminuyeron por ese motivo. 

 

¿Te parece interesante? La autora presentará esta biografía el próximo lunes en la Fil Guadalajara. ¡Te esperamos!

 

Sigue leyendo esta nota en esta liga: https://www.elmundo.es/cultura/literatura/2018/06/09/5b1aafd2268e3e8b068b4618.html