Prosperidad es una decisión, La. Y tú escoges el camino

Marden, Orison Sweet

Este es quizás uno de los libros más importantes sobre la Ley de la Atracción. Escrito de manera brillante por el autor más destacado en la materia, Orison Marden analiza con detenimiento esta ley que ha servido como base de la filosofía de éxito de autores como Napoleon Hill, David Schwartz, Og Mandino y Norman Vincen Peale.

El autor dedicó su vida a reunir lo más destacado de la sabiduría de éxito que existe y logró transferirlo a más de una docena de libros, en miles de páginas, siendo cada una de ellas una verdadera gema del conocimiento en esta materia.

La prosperidad es una decisión nos brinda una de las mejores explicaciones jamás concebidas, que sostiene, entre otras cosas, que una mente positiva y la fe en uno mismo son una especie de imanes que atraen prosperidad y felicidad. Llevarlas a la acción te permitirá sacar a flote todo tu potencial.

Editorial: Taller del éxito
Colección: Autoayuda
Categoría: Cuerpo y mente
Tema: Desarrollo humano
Clasificación Dewey: 158.1 - Mejoramiento personal, autorrealización, bienestar
Clasificación BISAC SEL021000 (Autoayuda / Motivación)
Clasificación BIC VS (Autoayuda y desarrollo personal)
ISBN: 9781607384571
Páginas: 264
Año: 2018
Formato / Peso: 15 x 22.3 x 1.5 (cm) / 356 (gramos)
Precio: $275.00 MX / ND
Derechos de venta para: México
Etiquetas: La prosperidad es una decisión; leyes de atracción; pensamiento positivo; creatividad; inspiracional; desarrollo; Orison Sweet Marden
VER FICHA DEWEY COMPLETA

Sistema de clasificación Melvil Dewey DGME

158.1
M37
2018

   La prosperidad es una decisión … : y tú escoges el camino / Orison Sweet Marden ; traducción y corrección de estilo Nancy Camargo Cáceres. -- Sunrise, Florida : Taller del Éxito, 2017.

259 p. ; 23 x 15 x 2 cm.

Notas:
Traducción de: Prosperity : how to attract it

ISBN 978-1- 60738-4571

1. Éxito. 2. Autorrealización (Psicología). 3. Bienestar. I. Camargo Cáceres, Nancy, tr. II. t.

Imprimir
Prosperidad es una decisión, La. Y tú escoges el camino