Dilruba Z. Ara

Es originaria de Dhaka, Bangladesh. Desde muy joven y gracias a su padre, manifestó un gran interés por la mitología y los cuentos populares. Esa fue su puerta de entrada al mundo de la literatura. Tras casarse con un aviador sueco, Dilruba se trasladó a Suecia, país en el que retomó sus estudios. Además de escribir, cultiva la pintura y se dedica a la enseñanza.